Objetivos del proyecto ordeño en la sierra

E

l objetivo general del proyecto es mantener y fomentar el ordeño de ovejas de raza Latxa en pastos de altura de Navarra en condiciones dignas de trabajo de los pastores.

Este objetivo inicial nos va a permitir implementar otros más específicos:

  • Mantener viva la actividad de pastoreo en Urbasa y Andía como elemento garante de la biodiversidad de nuestros pastos.
  • Mantener viva la actividad de pastoreo en las Amescoas, necesaria para fijar población.
  • Poner en valor el potencial de la oveja Latxa como raza autóctona capaz de transformar los pastos montanos en leche con matices diferenciales para elaborar quesos de alta calidad.
  • Dar los primeros pasos para mejorar las condiciones de las txabolas de la Sierra.
  • Mejorar la calidad higiénico sanitaria de la leche, indispensable para obtener quesos de calidad.
  • Establecer el primer eslabón para llegar en algún caso a obtener la certificación de Queso de Montaña, bajo el amparo de la D.O. Idiazabal.

DESTINATARIOS

El grupo al que va dirigido el proyecto es a 23 explotaciones de ovino de leche de raza Latxa del Parque Natural de Urbasa y Andia, y Sierra de Aralar que actualmente ordeñan a mano o manifiestan interés por hacerlo en un futuro. Del total de estas 23 explotaciones ganaderas, 8 son mujeres titulares o socias de entidades jurídicas. Sin embargo no debemos olvidar que todas ellas son explotaciones familiares y casi todas elaboradoras de queso, con una participación femenina muy activa, tanto en la atención del rebaño, como en la elaboración y comercialización del queso, siendo necesario visualizar y poner en valor su trabajo.

  • Explotaciones totales
  • Explotaciones por mujeres

Tan importante como la mejora de las condiciones del ordeño es que el proyecto va a tener que afrontar la mejora de las condiciones de las txabolas y puede ser un hito muy importante en el camino a seguir, (vías legales) para el resto de las txabolas independientemente de si realizan ordeño o no. Ello permitiría mantener el patrimonio de las txabolas de montaña tan deterioradas hoy en día.

Igualmente el proyecto puede servir de base en algún caso para elaborar Queso de Montaña bajo la certificación de la D.O.Idiazabal.

RESULTADOS ESPERADOS

INTIA, realizará la coordinación y justificación del proyecto piloto y además participará activamente en la coordinación, dinamización de las actividades. Será la entidad interlocutora entre todas las partes. También coordinará las actividades relacionadas con la difusión del proyecto. Además será la entidad encargada de identificar el equipo de ordeño más adecuado.

Ricardo Remiro, asumirá el coste que le corresponde de las mejoras de la txabola para colocar el equipo de ordeño y la adquisición del mismo, así como un generador. Muy importante su papel como gestor de un rebaño de gran tradición y sobre todo su prestigio como elaborador de queso con numerosos premios en su haber, quien divulgará con su ejemplo las mejoras del proyecto.

S.C.A. Pérez de Albeniz, Gustavo y Marta de Aranaratxe, asumirán el coste que les corresponde del acondicionamiento de la txabola para colocar el equipo de ordeño y su adquisición junto con el generador. Muy entusiastas con el proyecto por la mejora de calidad de vida que supone para ellos y así lo transmitirán al resto de pastores.

NOVEDADES DEL PROYECTO

Finales de otoño
A finales de otoño, los rebaños se desplazaban a pastos de zonas bajas que eran arrendados para el invierno. En esa época parían las ovejas y eran ordeñadas a mano en cuadras de caseríos, o de cobertizos.
A finales de marzo
A finales de marzo, o inicios de abril subían a la Sierra para continuar con el ordeño y elaboración del queso en las txabolas.

Debemos considerar con una perspectiva temporal la evolución del ovino de leche Latxo, y sobre todo en el caso de las Amescoas: Hasta mediados de los años 80 los rebaños de la zona eran trashumantes, generalmente a pastos de Guipuzcoa (Beasain, Usurbil, Gabiria, ..) y en algún caso a Bizkaia. A finales de otoño, los rebaños se desplazaban a pastos de zonas bajas que eran arrendados para el invierno. En esa época parían las ovejas y eran ordeñadas a mano en cuadras de caseríos, o de cobertizos. Posteriormente a finales de marzo, o inicios de abril subían a la Sierra para continuar con el ordeño y elaboración del queso en las txabolas. Las condiciones de vida eran muy duras y a medida que la disponibilidad de pastos en Guipuzkoa se fue reduciendo los pastores comenzaron a construir naves ganaderas en los pueblos de las Amescoas.

Se pasó de ser rebaños trashumantes a ser estantes en el valle, pero continuando con la transtermitancia, valle- txabola de la Sierra. La mayoría de ellos son ganaderos sin tierra, de modo que en invierno el ganado permanece estabulado y a mediados de abril, inicio de mayo suben a la Sierra para continuar con el ordeño hasta principios de julio.

Esta transformación ha supuesto una mejora en las condiciones de vida de los pastores y de sus familias. Sin embargo las inversiones necesarias han sido importantes tanto para las naves y su equipamiento como para las queserías.

Sin embargo es vital el continuar con el aprovechamiento de los pastos de altura y poder realizar el ordeño bien mitad de campaña o finalización del mismo en la Sierra para reducir costes de alimentación del rebaño. Así mismo estos pastos de altura permiten una producción de leche en base a pastos con diversidad de aromas, siendo muy apreciados por los consumidores y valorados en numerosos concursos y catas.

En invierno
En invierno el ganado permanece estabulado.
A mediados de abril
A mediados de abril hasta principios de junio, suben a la Sierra para continuar con el ordeño.

La novedad del proyecto sencillamente es la de buscar una solución racional al trabajo penoso que supone el ordeño manual en la Sierra, cambiándola a un ordeño mecánico, para así poder continuar con la actividad de pastoreo de altura, mejorando la calidad de vida y permitiendo obtener una leche de mejor calidad higiénico sanitaria para continuar elaborando quesos de alta calidad.